Suscríbete a nuestro Newsletter

Enviar
« Volver a Novedades

ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA “CERVEZA”

La etimología de la palabra “cerveza” derivaría muy probablemente del nombre de la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, Ceres.

Etimología de la palabra Cerveza

Esta teoría, planteada por Phillippe Duboë-Laurence y Christian Berger (El libro del amante de la cerveza) se basa en el amplio consenso que existe sobre la etimología de la palabra “cereal”, proveniente del vocablo “cerealis” y que designa aquello perteneciente a la diosa Ceres, a la que habitualmente se representa con espigas de trigo en la mano.

Cerveza entonces puede haberse referido a la “Ceres-vis” (fuerza de Ceres), pues esta bebida es producto de la fermentación de cereales como cebada, trigo y avena.

La raíz común es fácilmente apreciable en sus voces española (cerveza), portuguesa (cerveja), catalana (cervesa), gallega (cervexa) y extremeña (cervécia), entre otras.

Teoría del origen celta

Una teoría del filólogo español Joan Corominas sostiene que la etímología de la palabra “cerveza” proviene del latín “cervêsïa”, que a su vez toma esta palabra del galeico, uno de los idiomas de los celtas, con raíz en los términos “cwrw” (cerveza) y “coirm” (cereales).

Cerveza, como una voz de origen galo o celta, es un vocablo que ya emplea en latín el propio Plinio el Viejo (23-79 d.C.), con la forma de cervesia (y sus variantes cerevisia, cervisia, etc.).

Sin embargo, el primer contacto de los romanos con la cerveza y sus variantes no se da por su relación con los pueblos celtas. La cerveza ya era un producto bien conocido para griegos y romanos.

Su elaboración y consumo se da en Sumeria, Anatolia y en especial entre los antiguos egipcios que elaboraban distintos tipos de cerveza por fermentación de diversos cereales.

Hay bastantes indicios de que los griegos de época muy arcaica elaboraron cerveza antes que vino, por contacto con todos estos pueblos, y que su elaboración y consumo se vinculaba a Démeter, el equivalente griego de la diosa romana Ceres.

Uso de la palabra “cerveza” en el idioma español

Los españoles adoptaron el término cerveza del francés medieval “cervoise” que, a su vez, se había derivado de la palabra galo-romana (o sea, del francés antiguo, dialecto del latín) cerevisiae.

En la época en que los españoles adoptaban el término cerveza desde el francés (alrededor de 1482), estos, a su vez, comenzaban a dejar de utilizar cervoise en favor del término “biere”, que proviene del germánico bier, que a su vez proviene del latín bibere (beber), el cual era el término más popular en el norte de Europa, donde el clima es más favorable para la producción de los granos que se utilizan para elaborar cerveza

Así, el idioma español mantuvo el uso de la derivación “cerveza”, mientras la mayor parte de los países europeos usaban derivados del germánico, como es el caso del inglés “beer” y el italiano “birra”.