Suscríbete a nuestro Newsletter

Enviar
« Volver a Novedades

Cinco pasos para poder disfrutar y degustar una cerveza

Cinco pasos para poder disfrutar y degustar una cerveza

Si bien la cerveza tiene miles de años de historia, la forma de tomarla está empezando a cambiar. Esto es así, porque en el último tiempo los consumidores aprendieron que saber degustar una cerveza es fundamental para completar la experiencia gastronómica.
¿Qué hay que hacer para degustar una cerveza?

Tómala lentamente
La idea es deleitarse con esta bebida y la variedad de sabores que tiene dentro. Lo que muchos desconocen es que cuanto más tiempo lleve tomarla y aumente la temperatura de la cerveza, se podrá apreciar una mayor variedad de aromas.

Saboréala en la boca unos segundos
La parte izquierda y derecha de la lengua es donde se encuentran los receptores amargos y dulces, con sensores salados en el frente y los niveles de amargor en la parte de atrás del paladar blando. Al dar un sorbo de cerveza, se sugiere saborearlo unos segundos para lograr apreciar su sabor con todos los sensores de la lengua.

Al igual que el vino, la cerveza también puede acompañar muy bien las comidas
El objetivo no es menospreciar el vino, pero muchas veces se cree que es la mejor bebida para acompañar y realzar el sabor de una determinada comida. Es bueno saber que, si en lugar de elegir un vino se opta por una cerveza, la experiencia cambiará por completo. Es por eso que muchos bares gastronómicos están comenzando a trabajar el maridaje de sus platos con cervezas.

Un ejemplo para poner en práctica es el maridaje con quesos. Si tomamos un pedazo de queso brie y lo dejamos en la boca semi derretido a temperatura ambiente, y a continuación se bebe un trago de vino blanco o tinto, éste no va a lograr limpiar el paladar. En cambio, la carbonatación natural de la cerveza y la amargura del lúpulo, puede hacer ese corte para continuar con el siguiente bocado.

También, es importante recordar que, a igual cantidad, la cerveza contiene casi 50% menos calorías que el vino.

Alternar los bocados
Lo correcto sería: 'bebida-comida-bebida', de esa manera, la cerveza golpea el paladar y permite que los sentidos se concentren en ello, sin esperar el sabor de la comida que llega sorpresivamente. Luego, la idea sería retener la comida en la boca al beber el siguiente trago de cerveza. Degustar ambas al mismo tiempo, es una experiencia muy interesante.

No te ates a lo cotidiano
En caso de elegir un plato con barbacoa o una hamburguesa, lo ideal sería combinarlo con una cerveza que tenga sabor a malta dulce.

Para un plato de pescado, como tempura de langostinos la recomendación es abrir una pilsener, que tiene un aroma de ralladura de limón y produce pequeñas burbujas como las típicas del champagne.

La regla general a la hora de comer con cerveza es "cuanto más claro es el alimento, más clara debe ser la cerveza". Así que, para comidas como el pollo, lo mejor sería acompañarlas con una cerveza roja, mientras que para un rico estofado de carne, se recomienda una cerveza negra.

De esta manera, llegamos a la conclusión de que la cerveza es una tendencia de rápido crecimiento, con nuevas cervecerías emergiendo, restaurantes que desean incorporarla como nuevo ingrediente en sus platos y miles de personas que deciden degustar una cerveza y no simplemente tomarla.